Enfermedad diabética del ojo

La diabetes se ha identificado como un factor de riesgo importante a la hora de sufrir una serie de enfermedades oculares, que reciben el nombre genérico de enfermedad diabética del ojo y algunas de las cuales pueden conducir a la ceguera. De hecho, los ojos son, después de los riñones, los órganos a los que más afecta la diabetes. De ahí que el cumplimiento del tratamiento y el adecuado control de los niveles de glucosa en sangre sea la mejor manera de prevenirlas.
 
Las más frecuentes son las siguientes:
  

  • Retinopatía diabética: es la enfermedad ocular más grave que puede causar la diabetes y se caracteriza por la inflamación de la retina a consecuencia del debilitamiento de los vasos sanguíneos que la irrigan a causa de la presencia de niveles elevados de glucosa en la sangre. Era situación puede provocar que se escape líquido o sangre de esos vasos sanguíneos formando un tejido fibroso que hace que la imagen que se envía al cerebro resulte borrosa. La existencia de hipertensión arterial favorece su desarrollo. En ocasiones esta enfermedad puede originar un desprendimiento de retina  y a consecuencia de ello causar ceguera.
      
  • Edema macular: se produce generalmente en las fases avanzadas de la retinopatía diabética y consiste en la inflamación de la mácula. Afecta a la visión central.
 
enfermedad diabética del ojo

  
  • Neuropatía óptica: resulta dañado el nervio óptico por la muerte de las células nerviosas, por ejemplo, a causa de la obstrucción de los vasos sanguíneos. En función del daño causado, se produce una pérdida visual que es irrecuperable.
      
  • Catarata: aunque es una enfermedad  ocular propia del proceso de envejecimiento, la existencia de una diabetes puede adelantar significativamente su aparición. Las cataratas se caracteriza por la formación de una película grisácea sobre el cristalino a causa de la acumulación de proteínas, de modo que obstruye el paso de la luz nublando la vista.
     
  • Glaucoma: la diabetes duplica el riesgo de que una persona sufra un aumento de la presión intraocular (PIO) y, por tanto, de desarrollar un glaucoma. En Estados Unidos, por ejemplo, las dos terceras partes de los glaucomas tienen su origen en una diabetes mal controlada, siendo una de las causas más importantes de ceguera en el mundo.
      
Es importante tener en cuenta que algunas de estas enfermedades oculares causadas por la diabetes se inician sin producir síntomas y se desarrollan progresivamente, por lo que es conveniente realizar una revisión ocular completa cada cierto tiempo para detectarlas lo antes posible, antes de que los daños sean irreversibles. 
 

Crean microcápsulas para la diabetes que liberan insulina durante 3 semanas

Investigadores de la Universidad de Illinois (Estados Unidos) han diseñado unas diminutas cápsulas liberadoras de fármacos que podrían servir para transportar células de páncreas de cerdo capaces de secretar insulina en pacientes con diabetes tipo 1.

En un estudio 'in vitro' cuyos resultados publica la revista Drug Delivery and Translational Research, han comprobado la viabilidad de llevar en estas pequeñas cápsulas estas células secretoras de insulina, llamadas islotes pancreáticos, después de pasar 21 días en su interior gracias a un fármaco que las hace más resistentes a la falta de oxígeno.

Para ver el documento entero, clicar aquí

Tratamiento de la retinopatía diabética

La prevención debe ser siempre el tratamiento inicial de la retinopatía diabética, mediante el adecuado control de la diabetes con el cumplimiento riguroso del tratamiento prescrito por el médico y el control diario de las cifras de glucosa en sangre para asegurarse que se encuentran dentro de la normalidad. Asimismo, ese control debe hacerse extensivo a la hipertensión arterial y la hipercolesterolemia. Sólo con esto se reducirá notablemente el riesgo de llegar a desarrollar una retinopatía diabética.
No obstante, en los casos en los que la diabetes ya existe desde hace al menos diez años este riesgo es significativo, hasta el punto de que se desarrolla la enfermedad en un 80-84% de los casos, según se trate de diabetes tipo1 o tipo 2, respectivamente. Cuando esto ocurre, lo habitual es esperar a que la enfermedad evolucione y se transforme en una retinopatía diabética proliferativa para decidir cuál es el tratamiento más adecuado, por lo general quirúrgico. En este sentido se pueden utilizar dos técnicas quirúrgicas diferentes:

Para ver el documento entero, clicar aquí

Ejercicio y diabetes

Aunque en términos generales correr regularmente puede decirse que es muy beneficioso para las personas que padecen diabetes al permitir reducir las tasas de glucosa en sangre y, en consecuencia, controlar la enfermedad, esta afirmación debe realizarse con precaución y aportando todos los matices necesarios, ya que el ejercicio físico, si no se realiza convenientemente y no se adoptan las debidas precauciones puede tener importantes efectos adversos en relación con el metabolismo de la glucosa.
Hay que tener en cuenta que la energía que necesitan los músculos durante la práctica de cualquier deporte la obtienen de la glucosa, por lo que ésta se libera en mayor cantidad que cuando se está en reposo. Ante esta situación cabe plantear dos escenarios diferentes.

Para ver el documento entero, clicar aquí

Diabetes mellitus o de tipo 2: qué es, causas y síntomas

La diabetes mellitus, más conocida como diabetes tipo 2, es una enfermedad crónica que hasta no hace mucho solía producirse generalmente en adultos mayores de 50-55 años, por lo que se la conocía como diabetes del adulto. Sin embargo, en la actualidad es cada vez más frecuente el diagnóstico de esta patología en niños y adolescentes, a causa del alarmante aumento de la obesidad infantil que se ha registrado en los países occidentales durante los últimos tiempos (en España hay un 18,2% de niños obesos).
Su característica más importante es la presencia en la sangre de niveles elevados de glucosa y constituye uno de los principales factores de riesgo cardiovascular, hasta el punto de que si no se trata adecuadamente pueden desarrollarse complicaciones muy graves: ictus, infartos de miocardio, neuropatías, afecciones de la retina que pueden llevar a la ceguera, amputación de un pie, etc.

Para ver el documento entero, clicar aquí

Complicaciones de la diabetes mellitus o de tipo 2

Cuanto mejor se controlen los niveles de glucosa en sangre y más saludables sean los hábitos de vida que se mantienen –alimentación equilibrada y ejercicio físico, especialmente– más tiempo tardarán en surgir las posibles complicaciones de la diabetes mellitus, que pueden afectar a diferentes partes del organismo:

  • Enfermedades cardiovasculares
  • Complicaciones microvasculares
  • Nefropatía diabética
  • Retinopatía diabética
  • Neuropatía diabética
  • Pie diabético
  • Disfunción eréctil
Para ver el documento entero, clicar aquí

Diseñan una pulsera inteligente que mide la glucosa en niños en tiempo real

Una ingeniera y un médico han ideado un sensor que es capaz de alertar ante una posible hiperglucemia en los menores.

Celia Gómez Jiménez, estudiante del grado en Ingeniería en Tecnologías de Telecomunicación en la Universidad de Navarra, ha diseñado un sistema para medir en tiempo real el nivel de azúcar en sangre en niños y que es capaz también de alertar ante una posible hipo o hiperglucemia.

En este desarrollo, que consta de un sensor y una pulsera inteligente, está trabajando también su hermano, Eduardo, recién graduado en Medicina por la Universidad del País Vasco, y cuenta con la colaboración de dos investigadores de la UPNA: Israel Arnedo Gil, profesor del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica, y Jon Mikel Percal Ciriza, alumno de doctorado.

Para ver el documento entero, clicar aquí



Fuente: https://www.redaccionmedica.com/secciones/ingenieria/disenan-una-pulsera-inteligente-que-mide-la-glucosa-en-ninos-en-tiempo-real-7909