¡Descubre la vida con Diabetes de Cristina Serrano!

Mi nombre es Cristina Serrano, hace 36 años que empecé a ser dulce y tener una enemiga a mi lado (al principio), luego ya conforme fueron pasando los años yo veía que empezaba a tener una compañera y hasta que empecé a tener una amiga íntima llamada “diabetes”.Yo no dejé que ella me controlara a mí sinó que al contrario yo la controlaba a ella. ¿Qué quiero decir con que la controlaba yo a ella?, pues muy sencillo yo hago una vida normal como cualquier otra persona únicamente que tengo una amiga más llamada “diabetes”.

Cuando me comunicaron lo de mi nueva amiga yo busqué información en muchos libros (con los que puedo casi montar una biblioteca), también tuve el apoyo de mis familiares y mi equipo
médico (médico y educadoras). Cuando yo era joven je, je, je, (ahora tengo 47 años) hacía incluso maratones de aerobic de 4 horas con mi amiga diabetes controlada, ahora ya no lo hago pero no por mi amiga diabetes sino porque no encuentro tiempo para ello.

¿Cómo pude controlar yo a mi amiga
diabetes?, pues para controlar mi diabetes acudí a un curso que hacían en el hospital donde me hacen las revisiones, y allí cojí las nociones básicas de la diabetes y todo lo relacionado con ella, con aquella información empecé a hacer experimentos. Al principio sí que mi dieta era un “rollo” porque se tenia que pesar, los padres te hacían comer estrictamente, pero conforme pasaban los años y leía más libros me dí cuenta de que podía empezar a experimentar.

En primer lugar empecé a hacer experimentos con la
dieta, sabiendo la cantidad de hidratos de carbono que contenian los alimentos y mi factor de sensibilidad de la insulina , así como el ratio. Esto creo que si no lo teneis calculado se lo deberíais preguntar a vuestro endocrino ya que es un cálculo individualizado y muy utilitario. Yo se que mi factor de sensibilidad de la insulina es de 60 , es decir la cantidad de mg de glucosa que hace disminuir 1 unidad de insulina.

También se que mi ratio es de 0,9, con lo cual yo se que para comerme una racion de hidratos de carbono necesito 0,9 unidades de insulina bueno aproximadamente suelo calcular 1 unidad por ración. Al principio (hablo de hace muchos años), empecé pesando el alimento, más tarde lo hacía con medidas de cucharadas y luego ya a ojo sabiendo más o menos lo que abulta en el plato, aparte también utilicé el vasito de “bayer” hecho por las educadoras del Hospital Clínic de Barcelona.

Por otro lado creo que nosotros las “personas con diabetes” podemos comer de todo (siempre me refiero a
diabetes tipo I) , ya que la diabetes tipo II no permite tanta flexibilidad en horarios ni en alimentación. Si estamos bien educados en el tema de las raciones ya que para llevar un buen control metábolico es fundamental saber las raciones de HC que contiene el alimento que vamos a ingerir. Yo por otro lado pensaba sí muy bien los alimentos como el pan, patatas y pasta es muy facil saber las raciones, pero por ejemplo y la pizza o una empanada gallega?, actualmente en todas las marcas de pizzas tenemos los g. de HC que contienen, pues lo ví muy facil ya que con una regla de 3 se puede hacer fácilmente porque en todos los alimentos o casi todos nos ponen los g. de HC que contienen 100 g.

Con lo que yo deduje si 100 g. de X alimento contienen 20 g. de HC Pues si yo me quiero comer 50 g. de aquel alimento yo multiplico 50 X 20 y lo divido por 100.
Yo hay dias que me apetece comer más HC y como se cual es mi ratio pues me las puedo comer al igual que si un dia me apetece comer menos. El factor de sensibilidad también es muy importante ya que si estas un poco alto (me refiero sobre 180) y quieres comer un poco más debes tener en cuenta tanto el factor de sensibilidad como el ratio.

Otro de los pilares básicos de mi
diabetes es el ejercicio y el último es la insulina. Así llegué yo a tener un control metabólico muy bueno en todos los sentidos.

En mi época cuando era joven estuve colaborando con la asociación de
diabéticos de Cataluña en especial con la de Sabadell, allí encontré a muchas personas como yo. Hubo mucha gente que me decía pero eso de contar las cucharas que te comes, yo paso yo lo hago a ojo de buen cubero. La diferencia estaba en que yo llevaba un buen control con hemoglobinas glicadas de 6 máximo y las otras personas que no lo hacían así tenian un resultado de hemoglobina de 8 y 9 .

Por otro lado también os diré que yo nací para viajar (lo único que me falta es el dinero para poder hacerlo), ya que es lo único que me lo impide.Mi
diabetes no me impide viajar, también mucha gente me dice a pero yo no me voy al extranjero como tu haces y yo le pregunto por qué no?, si no pasa nada. Únicamente tienes que tener en cuenta de llevarte un informe médico, y tu material en tu neceser y no embarcarlo.

Ya que las maletas se pueden perder. También me dicen pero y las comidas?, son diferentes que en España, a lo que yo siempre le contesto que siempre alguna cosa de HC encuentras en todos sitios y que si no es pasta, patatas y sino el pan seguro que se puede encontrar.

He viajado mucho con mi amiga la
diabetes y nunca me ha pasado nada ni en España ni en el extranjero. Actualmente voy controlada con bomba de insulina no por mi mal control metabólico (ya que mis educadoras me dicen que es exquisito tanto con bolis como con bomba) sino por mis horarios, aunque en periodos vacacionales me la quito y voy con bolis pero sigo con mi buen control metabólico igualmente, lo único que tengo que llevar unos horarios un poco más extrictos que con la bomba.

Actualmente colaboro con el grupo de jóvenes unidos por la
diabetes que esta dentro de la fundación para la diabetes los cuales se merecen un” monumento” ya que es una entidad que trabaja mucho para los diabéticos y lucha mucho por el grupo de jóvenes, así como por todas las personas con diabetes en general, hace muchas actividades para toda clase de diabéticos ya sean infantiles, adolescentes o mayores . Desde aquí quiero animaros a uniros al grupo de jóvenes unidos por la diabetes siempre que tengais entre 18 y 40 años, así podremos luchar todos juntos y tener más opiniones de la gente..

El pilar básico en mi
diabetes es el autocontrol, que quiero decir con esto, pues que no es suficiente tocar el piano (quiero decir con hacerse controles), sino que hay que apuntarlos en la libreta y ver como reacciona la insulina que nos ponemos esperando a modificar la pauta unos 2 días aproximadamente. Una vez hemos aprendido a esto y sabemos controlar bien las raciones de HC no tenemos porque pensar en nuestra diabetes. A mí a veces me preguntan pero que “rollo” eso de pensar en la diabetes y yo contesto pero es que yo no pienso en ella, yo trabajo mis 7 horas diarias y para nada pienso en la diabetes y si me voy a la discoteca tampoco, lo de tocar el piano y poner la insulina ya es una rutina más como lavarte los dientes.

También lo que yo siempre tengo en casa y en mi trabajo es el glucagón que todos vosotros sabeis para que sirve y que hay que tenerlo siempre. Gracias a Dios siempre lo he tirado por caducar y espero tener que hacerlo por muchos años más.

Bueno chicos ya sabeis de aquí yo siempre he sacado la misma moraleja “ Si a complicaciones no quieres llegar el autocontrol has de practicar”.
 
 
 

 
 
 

¡Encuesta! ¡Queremos tu opinión!

Desde la Asociación Diabetes Valladolid  estamos preparado una encuesta sobre “La Diabetes y el Deporte”.
 
Te agradeceríamos que pudieras  dedicar  unos minutos y contestárnosla, es totalmente anónima pero para nosotros nos dará información de cómo es la realidad del deporte con relación a la Diabetes, con la que podremos crear un proyecto de ayuda y mejora para todos.
 
También sería interesante que si eres padre o madre de un niño con diabetes le ayudases  a que él también la contestase, muchas gracias.
 

ENCUESTA  ACTIVIDADES DEPORTIVAS DE PADRES E HIJOS CON DIABETES
 

https://www.onlineencuesta.com/s/deporteydiabetes
 
 

La Educación Terapéutica en Diabetes

La Educación tradicional en diabetes ha ayudado y aún sigue haciéndolo, a millones de personas, como lo expresa la OMS: “en el proceso educativo que intenta facilitar a las personas con diabetes y a sus familiares las competencias (conocimientos, habilidades y actitudes) y el soporte necesario para que sean capaces de responsabilizarse del autocontrol de su enfermedad”, pero no podemos separar la parte física de la parte emocional, somos seres humanos íntegros y la ciencia nos lleva a los beneficios de la “Educación Terapéutica en Diabetes” porque reconoce a la persona como un ser multidimensional, no solo como un organismo físico, sino en su totalidad biológica, psíquica y social.
La Educación Terapéutica en Diabetes es una educación humanista, reconoce al ser humano como un ser holístico, concibe a la persona como una totalidad en la que se interrelacionan factores físicos, emocionales, ideológicos o espirituales formando el ser real, no una suma de partes, centrándose en la persona antes que en la diabetes. Esta es la gran diferencia en la educación terapéutica, permitir a la persona, SER y participar en las decisiones de su autocuidado.
La persona con diabetes tiene derecho a entender y saber los que, los cómo, los por qué y los para qué de la diabetes y para ello los educadores y profesionales de la salud deben estar preparados para atender a la persona con diabetes, brindando un apoyo y acompañamiento real teniendo en cuenta lo que sienten, piensan, desean ya que el objetivo final de la educación terapéutica es lograr que cada persona que tiene diabetes tome decisiones respecto a su diabetes y viva muy bien.
 
ANGELA JARAMILLO
Educadora en Diabetes Certificada
Vicepresidenta ASOMUNDI

 
 

ARTÍCULO OCT. 24 - 2016

CONCLUSIÓN
Por: Angela Jaramillo

Tengo el privilegio de estar todos los días con personas que tienen diabetes, escuchar sus historias, sus alegrías, sus lamentos y la manera cómo la diabetes produjo un fuerte impacto en sus vidas en el momento del diagnóstico y sigue impactando negativamente durante muchos años. Es, repito, realmente, un gran privilegio. 
Lo triste es que después de escucharlas he llegado, nuevamente, a la penosa conclusión que, “son los profesionales de la salud quienes han tenido o tienen gran culpa de esta crisis emocional, poco cuidado, falta de adherencia al tratamiento y tengan complicaciones”. Lamento decir estas palabras, pero me baso en hechos reales.

Lógico, existen muy buenos profesionales de la salud, a ellos los admiro. A los que me refiero en este momento es aquellos que son fríos, insensibles, que creen que saber un poco más sobre el tema de la diabetes los eleva a la categoría de dioses y por consiguiente quienes acuden a sus consultas pueden ser tratados como seres pasivos, que no tienen derecho a preguntar las inquietudes referentes a su vida con diabetes porque “como ellos son los expertos”, la persona simplemente debe aceptar calladamente lo que ellos “imponen”, sin posibilidad de entender los por qué, los para qué, los cómo; salir de la consulta sin respuestas concretas y, además, regañados y simplemente resignarse porque, “eso es por causa de la diabetes”. Ahh! que tal!

Es que ser profesional de la salud requiere EMPATÍA, esa capacidad o intención de reconocer y comprender los sentimientos y actitudes de las personas, así como las circunstancias que los afectan en un momento determinado; es esa capacidad de entender a las personas escuchando sus preocupaciones y su solicitud de ayuda en el momento de la consulta,

Triste es saber que en pleno siglo XXI se presenta esta falta de humanismo, de un trato amable y comprensible de los profesionales de la salud y, que las personas que tienen diabetes (o cualquier padecimiento), tengan que soportar la altanería, la arrogancia y la mala educación de los que “por tener un título profesional” carecen de la mínima sensibilidad humana para reconocer en el “otro” a un ser humanamente igual a ellos mismos que por circunstancias de la vida no tiene los conocimientos para el manejo de su diabetes, la educación, la cultura y acude a ellos porque necesita su concepto médico.

Me atrevo, con todo respeto, a hacer un nuevo llamado de atención a este tipo de profesionales de la salud para que revisen su actitud frente a la persona con diabetes (o con cualquier enfermedad), para que lleven a su vida profesional la sensibilidad, la compasión, el amor al prójimo y recordar que, el hecho de ser profesionales de la salud no los exime de enfermar.

“AYUDA A LOS OTROS DE LA MISMA MANERA CÓMO QUISIERAS TE AYUDARAN A TI”

SI SE PUEDE!

Conoce cómo es un perro de alerta médica para diabetes tipo 1


Un perro de alerta médica para diabetes tipo 1 es un perro especialmente seleccionado, educado y adiestrado para la detección de cambios en los niveles de azúcar en sangre. Estos perros conviven con el usuario y a través del olfato pueden detectar, hasta veinte minutos antes, las hipoglucemias y las hiperglucemias, siendo especialmente útiles por la noche.
CANEM es una entidad española dedicada a las intervenciones asistidas con animales y que tiene como objetivo la mejora de la calidad de vida de las personas.
El protocolo de trabajo de CANEM se divide en dos fases claramente diferenciadas. El cachorro llega a las instalaciones de CANEM en Zaragoza con dos meses y medio, y es ahí donde se realiza el adiestramiento específico para la detección de los desniveles de glucosa, además de ser educado para que su comportamiento en el hogar y en la calle sea siempre adecuado. Una vez finalizados estos cuatro meses de adiestramiento, el perro es entregado a la familia detectando ya hipo e hiperglucemias.
Tras la entrega comienza la segunda fase, en la que el equipo de CANEM realiza un seguimiento continuado de cada proyecto. Se entregan perros funcionando y que nunca dejan de hacerlo.

Lidia Nicuesa

 

COMENZANDO A UTILIZAR INSULINA

COMENZANDO A UTILIZAR INSULINA
Por: Angela Jaramillo

Después de muchos años de vivir con Diabetes T2 muchas personas notan que sus niveles de glucosa en sangre comienzan a elevarse y ni el plan de alimentación, ni el ejercicio, ni los medicamentos orales logran bajarlos; es cuando el profesional de la salud les dice que “requieren utilizar la insulina” para lograr el buen control de su diabetes.
Pero no es fácil para un elevado número de personas que están en la misma situación, comenzar a utilizar la insulina y adherir a ella por muchos motivos:

*La forma como los profesionales de la salud explican la necesidad del requerimiento de la insulina.
*La insulina tiene un impacto negativo en el aspecto social y laboral.
*Los mitos sobre las “erróneas” complicaciones que trae la insulina.
*La fobia a las inyecciones.
*Miedo al dolor.
*La culpabilidad que sienten al ser causantes de la necesidad de utilizar insulina.
*La restricción que puede causar la utilización de insulina en sus actividades diarias.
*La capacidad de hacer los ajustes de las dosis de insulina.
*Los efectos secundarios de los pinchazos.
*Las hipoglucemias.

Ante estos obstáculos lo más importante es adquirir un conocimiento exacto de la insulina, un entrenamiento y técnicas para aplicar de manera adecuada y especialmente, entender el por qué y el para qué.

 

LA INSULINA LE PERMITIRÁ SEGUIR VIVIENDO MUY BIEN.

SI PUEDE!